Blogia
http://FelipeValleZubicaray.blogia.com

El rey nuclear y los analistas desnuclearizados

Unos analistas opinan que se trata simplemente de un chantaje ya visto con anterioridad -y añadiría uno que, al parecer, exitoso, pues si no, el supuesto chantajista no habría repetido e incluso mejorado el truco-, con lo cual parecen conjurar o al menos rebajar la gravedad de la evidente amenaza contra la paz y la seguridad del mundo, la no remota posibilidad de que la prueba se convierta en un bombazo de verdad, o sea, con cientos e incluso miles de heridos y muertos; otros, que, según declaraciones del interesado más que afectado, con la explosión de una bomba atómica de una potencia quizá similar a la que asoló la población de Hiroshima -precedente que utilizan como si todo fuera lo mismo y, más allá de su poder de destrucción, se pudieran comparar una bomba y otra: claro, las dos son bombas, tienen los mismos componentes y el mismo nombre, y por tanto quizá no hay por qué reparar en la pequeña diferencia de que ni las hacen explotar los mismos ni se explosionan ellas solas-, pretende disuadir a sus malvados vecinos de una posible agresión a su país auspiciada y apoyada sin duda por un poderoso enemigo que no le puede ni ver, acción sumamente improbable que se produzca porque los que le rodean en un sentido figurado o meramente físico y geográfico -desgraciadamente para él y la posibilidad de que sujete a su mente, quizá el único ciudadano o ciudadana que bajo su régimen se encuentra demasiado libre y sin gobierno, no vive en una isla en mitad del océano, sino que se halla obligado a convivir con otros que quizá no piensen lo mismo que él y hasta les disguste cómo es y cómo actúa y este disgusto no acabe de entenderlo ni asimilarlo del todo- no albergan intenciones particularmente hostiles contra él -el que no sean sus amigos no significa que sean sus enemigos, aunque es cierto que si no están en su contra no es porque estén a su favor-, entre otras razones porque no se hallan en posesión de la bomba que él posee y exhibe con temeridad digna de mejor causa y atacarlo sería poco menos que suicidarse de manera indirecta pero segura y fatal; otros más, que con la broma nuclear -pues los analistas coinciden en que, aunque maldita sea la gracia que tiene, estamos ante la siniestra chanza de un jugador de farol que no se atreverá a arrojar las cartas o, por lo menos, las bombas sobre la mesa- busca atraer la atención de la primera, ya que no la única, potencia económica y militar del mundo, pero si por medio de baladronadas y desplantes periódicos consigue que el  extraordinario rival con el que quiere medirse le mire de vez en cuando es más que dudoso que logre en cambio que le escuche y haga caso, pues estas maneras no son desde luego las más indicadas para hacerse apreciar y querer, sino que corre el riesgo de que con estos bruscos modales no sólo el temible y codiciado objeto de su inaudito deseo sino cualquier observador que lo contemple sin un previo y quizá lógico rechazo lo juzgue una especie de criminal que no se merece otro trato que el que le deparase la justicia mundial por poner en peligro a la humanidad con el uso y comercio del armamento nuclear; la mayoría de los analistas, sin embargo, no piensa una cosa tan sencilla como que se trata de un monarca absolutista, apopléjico y nuclearizado que, si no se le paran los pies cuanto antes, es perfectamente capaz de originar una terrible catástrofe en el momento en que se le crucen los cables -que no debe de tenerlos demasiado en su sitio: rasgo no infrecuente ni siquiera entre los mejores dictadores-, porque quizá no le importe nadie más que él mismo y su comportamiento no ha sido nunca como para hacer amigos ni en su casa ni en la de su vecino: su paranoia se hallaría más que justificada, pues es un tipo rodeado de enemigos por todas partes menos por una, o sea, aquélla en la que él no está presente ni ante su imagen. Qué le vamos a hacer si al parecer a ningún analista se le ha ocurrido que lo que no logró el nazi lo logran sujetos de esta calaña que además tienen la enorme ventaja respecto a aquel criminal consentido y desdichado como más o menos es el nuestro de contar con más de uno y de dos que aseguran, con una seriedad digna de una respuesta más contundente por parte del resto, que el nazi es el poderoso americano, el mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres