Blogia
http://FelipeValleZubicaray.blogia.com

La del sol en la tierra

Las luces se han apagado, se ha acabado el espectáculo de ver cómo, con un poco de interés, se baja a los infiernos a ascender a la tierra a aquellos desgraciados que, una vez arriba, se habrán de hallar como en el cielo: todos hablan de los mineros menos los mineros mismos, que aún no se han enterado del todo de la que se ha montado para rescatarles de la más que probable muerte a la que se les envió en busca del oro por el que se han de jugar cada vez la vida. Se ha organizado la del sol en la tierra y quizá por este motivo el mundo se ha deslumbrado: la salvación con políticos, periodistas, médicos, psicólogos, sacerdotes y demás intermediarios entre el paraíso y el infierno ha funcionado de nuevo. Todos se han dirigido a la superficie desde las profundidades en que se mantienen ocultos a la espera de la oportunidad de salir a la luz y brillar como estrellas en un cielo negro como el carbón y sobre una tierra oscura como un pozo de muerte y dinero desaparecido de pronto de la escena como por arte de magia de las bellas artes del espectáculo: todos con el equipo de rescate, qué bonito, con tal de salvar a los mineros que han sufrido un accidente en la mina. Al agujero se lo ha tragado la tierra y en su lugar se ha plantado una ciudad llena de cámaras, luces y micrófonos, capaz de mostrar un mundo transfigurado en el que todos se preocupan de todos y no se abandona a su suerte a nadie, pues no se sabe muy bien a quién o quiénes se ha de atribuir la tragedia tal y como nosotros la entendemos, o sea, un drama perfectamente insignificante y reducible a las precisas dimensiones de un accidente debido a la corrupción de una moralidad que a pesar de todo se conserva sustancialmente única e intacta. Patriotismo hacia dentro y humanismo hacia fuera, la brillante máscara se ha impuesto a la personalidad vergonzosamente desnuda allá sobre la oscuridad del fondo en el que la vida se viste de agonía y plata: el extraordinario espectáculo que a diario ponemos delante es la mejor manera de que no se descubra quiénes somos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres