Blogia
http://FelipeValleZubicaray.blogia.com

El médico o el empleado con carrera

La verdad del médico se encuentra en su relación con el enfermo, es la relación que confirma o deniega su más profunda y genuina identidad: en ella se comprueba si mira por el paciente, por él o por el hospital. En los dos últimos casos, se trata de un médico que ya no lo es de verdad: es, para decirlo con dos palabras con las que todo el mundo se pueda hacer una idea o una imagen, un empresario o un asalariado, el propietario de una clínica o el empleado de otra en las que no se obedece forzosamente a necesidades estrictamente médicas y la actividad propia de la medicina -la curación del enfermo- se halla supeditada a principios y valores que no siempre resultan de fácil comprensión (por supuesto, se puede participar de múltiples maneras en una clínica y ser todo un profesional). Pero, tanto si el médico es patrón como si es marinero, la prosperidad y supervivencia de la empresa económica se vuelve más que dudosa, a no ser que se trate sencillamente de una empresa pública en la que no hay más posibilidad de elegir: en este caso la duda razonable se halla en que el paciente sobreviva y mejore todo lo que puede sobrevivir y mejorar. La medicina es una actividad privada que en el sistemá público goza de una salud que, a pesar de tantos y tan auténticos médicos, a veces se hace de desear (también en el ámbito privado el economicismo, la falta de personal, el exceso de trabajo y, en fin, una gestión basada en la rentabilidad a cualquier precio -cuando lo que renta es lo que funciona: no se sabe de otra manera de ganar-, supone en la práctica la sustitución del médico por el empleado con carrera y la del enfermo por el difunto sin voz para quejarse ni para celebrar la fatal aunque quizás adelantada mutación: pero, si el enfermo se halla solo, terriblemente solo, piense el médico que su soledad no es mucho menor. Uno y otro se necesitan, y se refuerzan mutuamente, como dos náufragos en medio del mar: juntos volverían impensable el viejo y común dicho de que se cura lo que se puede).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres